Nuestra Historia

Ganadería las Rosas fué fundada hace más de 50 años en el municipio de Ozuluama Veracruz, por el Dr. Tomás N. García Mora, con la intención de criar el mejor ganado lechero en la región Huasteca.

Con más de cinco décadas de experiencia, y muchos éxitos alcanzados, actualemente la ganadería cría ganado Suizo Europeo, Suizo Americano, Cebú GYR y Cebú Brahman con apego a los más altos estándares de calidad.

 

NOTA DE PRENSA

miguel angel garcia farias

EL GYR LECHERO DE MIGUEL ANGEL GARCIA FARÍAS.

FOTO: Néstor Escamilla

Por Néstor Escamilla

Miguel Angel García Farías, estableció un programa de control de la producción de leche para identificar a sus ejemplares mejoradores y marcar los límites para el trabajo de selección genética en sus hatos Gyr puros producidos en su ganadería “Las Rosas”.

En su rancho, ubicado en Ozuluama, Veracruz, México identifica a las mejores vacas que luego son reproducidas a través de la transferencia de embriones para transmitir caracteres deseables y producir hijos o hijas con ese potencial de producción de leche que han sido seleccionadas conforme al reglamento expedido por la Asociación Mexicana de Criadores de Cebú (AMCC).

Las pruebas están en curso y han sido avaladas por la AMCC a través de un técnico enviado a la explotación que registró los pesajes y procesó la información con la ventaja de contar con una estructura ya montada y una buena experiencia en la operación de otros programas de mejoramiento genético.

Miguel es un joven discreto, serio y brillante, sin ningún alarde escénico, con un sentido de la recombinación genética que sorprende en alguien tan joven. Fue su padre, Tomás García Mora, quien le dio referencia de cómo se expresa la pasión ganadera en la Huasteca. Por ello, Miguel es esencialmente triunfador en la profesión que escogió.

Para la producción de embriones Miguel Angel sólo usa semen de toros probados que adquiere en otros hatos famosos del mundo con líneas de sangre lecheras. Por ello su ganadería es considerada en México como unidad de demostración de resultados en capacidad de producción de leche y como campo de evaluación para las lactancias del ganado Gyr, que son controladas.

“Las crías son hijos o hijas de vacas ya probadas totalmente para crecer hacia esas sangres y vender lo que normalmente no se vendería, porque nadie vende a sus mejores vacas”, añade este joven alto, de melena lacia, tez blanca, voz firme, estricto y paciente a la vez.

Miguel dice que para servir como donadoras Gyr en “Las Rosas” se seleccionan solamente vacas con producciones mínimas de 3 mil 500 kilos en la primera lactancia, 5 mil 500 kilos en la segunda y más de 7 mil kilos a partir de la tercera. Récords que son respaldados conforme a las estadísticas recogidas por la AMCC.

Este criador prevé que el modelo de manejo adoptado para su hato es simple. Como son más productivas y por consiguiente más exigentes, las hembras Gyr reciben, además de libre pastoreo en Tanzania, un kilo de concentrado en cada ordeña mecánica doble con el que alcanzan una producción de 14 litros diarios en promedio.

Con estas operaciones, además de la producción de leche y del mantenimiento del ganado puro Miguel demuestra en la práctica, que es posible tener una buena producción de leche en pastoreo a un costo también menor.

Por eso es que conforme a sus propios resultados Miguel dice que un torete producido en “Las Rosas” tiene su valor establecido de acuerdo al potencial productivo de su madre “porque los ganaderos vienen a ver las vacas y se dan cuenta de lo que dan y que tienen un ejemplar cebuíno probado en producción de leche”.

Todo empezó cuando un lote de novillonas Gyr llegó al rancho a través de una vacada que su padre el Doctor Tomás García Mora, le compró a uno de los más destacados criadores de México, Abe Americus Schwarz, en 1997.

A los García siempre les había gustado el Gyr, a pesar de su mala reputación de nervioso, aunque no agresivo, por lo que ellos comenzaron a hibridar su plantel con semen de toros Holstein para producir sus propias hembras, además de obtener ingresos por la venta de becerros y leche.

A principio Miguel utilizó semen de Holstein rojo para obtener animales con esa pigmentación a fin de refractar la luz solar y garantizar la producción de leche a altas temperaturas sólo con pastoreo, pero pensó que no iba a llegar a ningún lado si no sabía de dónde partía y tuvo la necesidad de saber con qué estaba trabajando, por lo que comenzó a medir la leche para seleccionar a sus vacas más sobresalientes media sangre Holstein X Gyr y las Gyr puras “para saber que tanto producían”.

Debido a su entusiasmo juvenil y los consejos de su padre pronto se puso en contacto con Sergio Lucio Martínez (q.e.p.d), integrante del Comité Técnico de la AMCC quién sería el encargado de darle forma técnica a este programa.

Para lograrlo, Sergio Lucio consiguió y tradujo el reglamento brasileño que después adaptaría a las exigencias de la AMCC para avalar su programa de control en la producción de leche.

“Yo no te puedo asegurar si un becerro es bueno o no para transmitir genética lechera si no ordeñó a la madre y eso pasa en muchos ranchos de la zona donde ni siquiera hay una cubeta y por eso no se tiene la seguridad de lo que se está ofertando”, advierte elevando el tono de su voz, de por sí gruesa.

“Los trabajadores del rancho nos ayudaron para poder ordeñar vacas Gyr manualmente primero y con máquina después, aunque se batalló mucho pero su trabajo ha dado resultados y se tienen buenas experiencias con la venta de machos Gyr”.

Las acciones de promoción del Gyr lechero ya se iniciaron. Miguel ha llevado a sus vacas a exposiciones en varios municipios de la zona, y sus vientres han participado exitosamente en concursos lecheros realizados en diferentes eventos.

En la reciente Exposición Nacional de Ganado Cebú, celebrada en marzo del año pasado en Altamira, por ejemplo, una de sus vacas produjo una media diaria de 19 kilos de leche en tres días del concurso.

Pero sus trabajos no se limitan a la raza Gyr, las pruebas de producción también abarcan las razas Suizo Americano y Brahman puros, Suizo X Cebú y Holstein X Cebú probados como productores de leche.

“Las Rosas” también tiene ejemplares que están obteniendo altos promedios y reciben menos de 1 kilo de suplemento a la hora del ordeño. Las hembras Suizo Americano, la mayoría en primera lactación, están produciendo una media de 25 kilos de leche/ cabeza / día.

Las Brahman también con la mayoría en su primera lactación, están produciendo 9 kilos de leche/cabeza/día, con pastoreo y suplementación.

Gracias a sus programas de cría rigurosamente planeados y a la presión de selección que invierte actualmente en “Las Rosas” se obtiene una producción de leche por día de 3 mil litros con un lote de 250 vacas que incluyen Gyr, Brahman, Suizo Europeo, Suizo Americano, Holtein X Gyr y Suizo X Cebú.

Sin embargo, Miguel Angel García Farías no está conforme con los logros obtenidos, aunque en el pasado mes de diciembre llegó a 3 mil 500 litros diarios en doble ordeño, sólo con pastoreo y un poco de suplemento.

La verificación de la ordeña

En el Rancho “A”, se ordeñan ; las Razas Suiza (Americana), Brahman y Gyr. Estas últimas, están en diferentes potreros y se ordeñan separadamente.

En una ordeña (8 de Agosto de 2006), constatada por un Técnico de la AMCC:

10 vacas BRAHMAN dieron un total de 114 Kg. (Prom. 11.4 Kg./vaca)

15 vacas GYR dieron un total de 198 Kg. (Prom. 13.2 Kg./vaca ) TOTAL 312 Kg. (Prom. 12.5 Kg./vaca

13 vacas de un total de 36 están por encima de los 10 Kg./Día en lactaciones de más de 305 días. qLa producción más alta (Gyr) fue de 26 Kg./día en un concurso lechero.

 

Fuente: 

http://planetacebu.blogspot.mx/2009_04_24_archive.html